Volumen 13 N° 1
Año 2018


Rev. Obstet. Ginecol.- Hosp. Santiago Oriente Dr. Luis Tisné Brousse. 2010; 5(1): 68-72
Calidad y Seguridad de la Atención
Protocolo

Evaluación anestésica preoperatoria

Alicia Espinoza P.1, Ricardo Mizraji A.1, Eduardo Ulloa A.1
1Médicos Anestesiólogos, Servicio Anestesiología y Pabellones Quirúrgicos, Hospital Dr. Luis Tisné Brousse..

Resumen

Summary

La evidencia médica acumulada en las últimas décadas muestra con claridad que la práctica habitual de solicitar exámenes preoperatorios en la forma de batería preoperatoria estándar no es el enfoque más apropiado para una evaluación del estado del paciente. De hecho, con este esquema se producen algunos inconvenientes o situaciones que van en contra del objetivo que tiene el control con exámenes de laboratorio, que es evitar situaciones de riesgo para el paciente. Las principales objeciones a las baterías de exámenes preoperatorios son:

a) Falsos positivos: Resultados “alterados” que no se corresponden con un problema de salud real del paciente. Conllevan repetición de exámenes a veces con resultados contradictorios, seguimiento de patologías inexistentes, suspensión de pabellones, o demoras innecesarias.

b) Falsa seguridad: Al aplicar el esquema de batería fija, un resultado normal puede sugerir erróneamente que no hace falta una evaluación más completa de un sistema u órgano que presenta un riesgo adicional real para el paciente. Por ejemplo, un electrocardiograma (ECG) dentro de límites normales, no significa que el paciente no tenga una coronariopatía o una capacidad funcional comprometida.

c) Costo-beneficio deficiente: La solicitud de exámenes indiscriminadamente a grandes poblaciones ha mostrado un rendimiento bajísimo como mecanismo de pesquisar estados patológicos que requieran corrección o puedan interferir con la cirugía programada.

 

Para tener una aproximación más racional a la evaluación del estado de salud del paciente previo a su cirugía, y de manera de utilizar el recurso exámenes de laboratorio de manera eficiente, se implementarán dos medidas complementarias.

Por una parte, se solicitarán de rutina solamente los exámenes que se acepta internacionalmente que tienen rendimiento, según el sexo y el grupo etario del paciente. Es decir, para pacientes sanos, que no tienen patología concomitante a la quirúrgica, sólo será necesario solicitar los exámenes especificados en la Tabla 1. Para los pacientes que presenten alguna patología conocida, se agregarán además los exámenes de laboratorio pertinentes a esa patología y a sus complicaciones asociadas. Por ejemplo, en pacientes diabéticos, corresponde pedir glicemia en ayunas, y si es pertinente a la edad y tiempo de evolución de la enfermedad, creatininemia para evaluar la función renal, y evaluación del estado coronario del paciente.

Por otro lado, los anestesiólogos del Hospital tienen ya en funcionamiento un policlínico de evaluación preoperatoria con el fin de conocer con la antelación debida a los pacientes que presenten algún riesgo adicional, determinar las evaluaciones que puedan precisar, solicitar exámenes complementarios, y dar las indicaciones que se estimen convenientes. Todo lo anterior con el objetivo que el paciente llegue al pabellón en las mejores condiciones posibles y que en caso de requerir un aplazamiento de su cirugía, se planifique con el tiempo necesario y en conjunto con el equipo quirúrgico.

Con estas dos medidas se pretende optimizar el uso de los exámenes preoperatorios, y minimizar la suspensión de cirugías en el preoperatorio inmediato de modo de no desperdiciar horas efectivas de pabellones y hacer más seguro el manejo de pacientes complejos.

Para determinar qué pacientes se derivan al Policlínico de Anestesia, corresponderá al médico tratante (o algún miembro del equipo quirúrgico) clasificar al paciente en una de las siguientes categorías (Figura 1):

  • Paciente sano, asintomático, sin patologías concomitantes a la quirúrgica:
    - Solicitar exámenes preoperatorios según edad y sexo (Tabla 1).
    - Agendar para pabellón directamente.
  • Paciente con patología concomitante conocida, en tratamiento efectivo, no complicada: - Solicitar exámenes preoperatorios según edad y sexo (ver Tabla 1).
    - Solicitar el o los exámenes de control de su patología.
    - En caso de confirmarse el buen control, se agenda a pabellón.
    - De resultar alterado, se envía al Policlínico de Anestesia.
  • Pacientes con patología concomitante conocida, descompensada o complicada:
    - Solicitar los exámenes preoperatorios según edad y sexo.
    - Solicitar el o los exámenes de control de su patología.
    - Enviar al Policlínico de Anestesia.
  • Paciente aparentemente sano, con elementos sospechosos a la anamnesis o examen físico de tener una enfermedad subyacente no diagnosticada:
    - Solicitar exámenes pertinentes.
    - Enviar a Policlínico de Anestesia.

Por su parte, en el Policlínico de Anestesia:

  • Se evaluarán los pacientes con exámenes alterados.
  • Se solicitarán y controlarán los exámenes adicionales.
  • Se solicitarán las interconsultas necesarias y se controlará al paciente posterior a su evaluación.
  • En lo posible se evitará demorar o postergar la fecha de cirugía. De no ser posible, se informará oportunamente al equipo quirúrgico correspondiente con el fin de no perder horas de pabellón.

EVALUACIÓN PREANESTESIA EN PABELLÓN

 

Independiente de la evaluación preanestesia en policlínico, todo paciente previo al ingreso al quirófano deberá ser evaluado por anestesiólogo, de acuerdo a formulario especialmente diseñado para ello (Figura 2).

La Tabla 2 es una guía o sugerencia de la evaluación requerida por patologías, que debe estar sujeta al criterio médico de modo de obviar o agregar exámenes a los listados.

Si el resultado de la evaluación inicial arroja resultados en el rango normal, el médico tratante puede programar a su paciente para cirugía directamente; si los resultados muestran algún grado de descompensación, se sugiere enviar al policlínico de evaluación anestésica para continuar su estudio.

 

Indicadores

 

1. Nº de pacientes ASA III y IV operados que cuentan con evaluación preanestesia en policlínico período X/ total de pacientes ASA III y IV operados en igual período. Umbral: igual o mayor 95%.

2. Nº de fichas quirúrgicas con formulario de evaluación preanestesia de pabellón completo, en período X / nº total de fichas quirúrgicas igual período.

Umbral: 100%.

Bibliografía

LECTURAS RECOMENDADAS

1. Pasternak LR. Preanesthetic evaluation of the surgical patient. ASA Refresher Courses, chapter 16, vol 44, pp 205-219. 1997.

2. Larson CP Jr. Evaluation of the patient and preoperative preparation. In: Barash PG, Cullen BF, Stoelting RK [eds]: Clinical Anesthesia, pp 545-562. Philadelphia, JB Lippincott, 1992.

3. Roizen MF. The personal vs the automated interview. Do patient responses to health questions differ? Anesth 1989; 71: A 334.

4. Roizen MF. Preoperative laboratory testing: What do we need? Annual Refresher Courses, 1997.

5. Roizen MF. What is necessary for perioperative patient assessment? Annual Refresher Courses Lectures 1995; 23: 188-202.

6. Apfelmbaum JL. Preoperative, laboratory screening and selection of adult surgical outpatient in the 1990s. Anesth 1990; 17: 4.

7. Ross, Alan. Riesgo Anestésico, en Anestesia de Ronald Miller, Cuarta Edición, cap. 24.

8. Roizen MF, Evaluación Preoperatoria, en Anestesia de Ronald Miller, Cuarta Edición, cap. 25.

9. Roizen MF. Preoperative assessment “What is necessary to do ?” San Francisco ASA 1996.

Dirección de contacto/correspondencia

aespinoza@hsoriente.cl

Lecturas 3005
Descargas 1604

Imágenes

Tabla1.

Figura1.

Figura2.

Tabla2.